2 de noviembre de 2008

Érase una vez...

Al niño le gusta oír cuentos; de un lado, porque le suministran material y argumento para sus fantasías solitarias mediante las cuales evadirse de ese mundo tedioso de los avisos y normas cotidianas, y de otro, porque significa una prueba de atención y de amor por parte del narrador físicamente presente, cuya voz oye y cuyos ojos le miran (Carmen Martín Gaite)

cuentacuentos halloween (12)

Un lector, un pequeño auditorio y solo tres palabras:

Érase una vez..... Comienza un momento mágico.

Algunos alumnos de segundo de secundaria han ido hoy a contar cuentos a los más pequeños del colegio. June nos ha contado su experiencia:

Yo leí a infantil un libro de cuentos populares . Me pareció una actividad entretenida y sobre todo proporciona  el placer de que por cualquier actividad, por muy simple que sea, ellos se divierten y te lo agradecen.
Y no me arrepentí de dedicar un recreo para realizar esta actividad, porque me reí y disfrute con ellos.

Amalia también ha llegado a la escritura desde la lectura y dice que...

El 30 de octubre mis compañeros de 2º ESO y yo, organizamos un cuentacuentos a los niños y niñas de infantil. Nos disfrazamos y salimos a recibirlos con historias fantásticas de magia y brujas. Fue maravilloso; entrar y ver montones niños sonrientes mirándote fijamente, esperando a que les contases cuentos. Eran todos encantadores, y escucharon atentos nuestros cuentos. Se sentaron a nuestro alrededor para poder escucharnos y ver el libro y...pufff!!! La hora se nos pasó volando entre risas y anécdotas que no paraban de contarme. Al  irnos se nos hizo muy difícil, nuestros nuevos amigos querían que nos quedásemos, pero al final dejaron que nos marchásemos, no sin antes darnos besos y decir adiós. Sin duda, fue una experiencia que no cambiaría por nada del mundo, y si se me presenta la oportunidad de repetir, la aceptaré sin dudarlo.

(Pulsando en la foto se puede ver el álbum de fotos completo de esta actividad)