11 de febrero de 2010

Recital poético dedicado al Romanticismo

El programa verso a verso ha ofrecido el segundo recital poético del curso.

Los alumnos de 4º de E.Secundaria han recitado, con una sencilla escenografía y con el acompañamiento al piano de Carlos Sanz, diversos poemas de autores románticos. 

Víctor, Carlos L, Daniel R, Ramón G, Jorge Ll,  Guiomar A, Neus P, María P, Paula B, Andrea C. y  Olga M.  han puesto la voz a

José Antonio Silva

Crepúsculo

Gustavo Adolfo Bécquer

Cuando entre la Sombra Oscura

Christian Hofmann von Hofmannswaldau

Beschreibung vollkommener Schönheit

Gustavo Adolfo Bécquer

Espíritu sin Nombre

Juan Arolas

La Favorita del Sultán

José de Espronceda

La Desesperación

Ramón de Campoamor

Los Progresos del Amor

Rosalía de Castro

A orillas del Sar

Gertrudis Gómez de Avellaneda

Mi mal

Dinah Maria Mulock Craik

Only a Woman

Bonaventura Carles Aribau

Oda a la Pàtria

Álvaro B. y Álvaro G. se han ocupado de las cuestiones técnicas.

Al recital ha acudido todo el alumnado de E.Secundaria y el de 1º de Bachiller.

 

5 comentarios:

María.C dijo...

El recital estuvo muy bien. Todos leyeron fenomenal, aunque me hubiese gustado que hubiese durado mas, jeje

Lu dijo...

Me ha encantado la escenografía. Aunque no les oiga, se nota en sus caras la implicación en el acto. ¡Y cuánto público!

Evaristo Romaguera dijo...

Lu gracias por el comentario. Al leerlo he pensado que podía haber incorporado algún podcast con grabaciones de los poemas. Archivos de audio que por cierto conocí y empecé a utilizar gracia a lectura de algunas entradas de tu blog, http://apiedeaula.blogspot.com/search/label/podcast

Gracias María por tu comentario. Una de las virtudes del recital fue que nos pareció corto, que nos quedamos con ganas de más.

susana dijo...

Gracias por los comentarios y gracias a los rapsodas y al equipo de sonido e iluminación. Es fácil trabajar con gente tan dispuesta y emprendedora.

Vicente dijo...

Mis felicitaciones a todos los que hicieron posible que la poesía inundara por momentos nuestros corazones. Efectivamente, nos quemaos con ganas de más...