25 de febrero de 2017

Otra idea sencilla para el fomento de la lectura: el apadrinamiento lector

La idea no es nueva pero funciona. La idea es sencilla porque solo necesita dos lectores, un libro y un espacio. Y profesores con ganas de salir del aula.
Participo este curso con mis alumnos de Lengua de 1º de ESO en un proyecto de apadrinamiento lector. Somos los padrinos de lectura de nuestros ahijados de 2º y 3º de Ed.Primaria.
Establecidos los agrupamientos, realizamos un pequeño juego en el patio en el que cada ahijado descubrió a sus padrinos. En estos primeros momentos ya se observaba emoción y ganas en los pequeños pero también en los mayores que ayudaban a ser encontrados. Jugar nunca falla.
Para esta primera actividad, habíamos preparado en clase el guión de lo que sería nuestro primer encuentro: una sencilla conversación entre lectores: libros preferidos, personajes más queridos, dónde leemos y otros asuntos relacionados con la lectura.
Después de este encuentro, mis alumnos tienen la misión de encontrar la lectura adecuada y preparar la lectura, expresión, entonación y lenguaje corporal para la siguiente sesión.
Una vez más, he comprobado la gran cantidad de efectos colaterales positivos que tienen las actividades programadas con alumnos de edades diferentes, las emociones, afectos  y complicidades que se crean de forma inmediata y duradera entre pequeños y mayores.
Viendo los resultados de las primeras sesiones, también realizadas en otros cursos, estoy seguro que animamos de forma sencilla a la lectura, favorecemos la comunicación entre alumnos de diferentes niveles, leemos en contextos y espacios diferentes, potenciamos el lenguaje oral y favorecemos otras habilidades lingüísticas y sociales. Sin grandes montajes, con ideas sencillas.




El apadrinamiento lector es una propuesta del Departamento de Orientación incluida en el Plan de Lectura de Aula de los niveles participantes.