3 de octubre de 2010

La buena vida de la lectora dominical

Domingo, 3 de octubre. Valencia, antiguo cauce del Río Turia. Son las 12 horas 59 minutos.

La lectora dominical ha dejado la bicicleta,  se ha tumbado en el césped y ha continuado la lectura de

La buena vida de Alex Rovira 

Álex Rovira nos ofrece un torrente de buenas palabras, de hermosas y reconfortantes palabras, que nos enseñan que la buena vida habita en los gestos más cotidianos. La buena vida nos enseña a disfrutar del tiempo, a elegir, a confiar, a desarrollar nuestra fuerza interior; nos impulsa a liberarnos de las pesadas cargas y nos muestra que el camino se anda con los pies firmes en el suelo y la mirada siempre hacia las estrellas.  (http://libros.fnac.es)

 

LECTORES DOMINICALES la buena vida