25 de enero de 2015

La ambientación en los clubes de lectura de adultos.

Es indiscutible que los únicos elementos imprescindibles para el funcionamiento de un club de lectura son los libros y los lectores dispuestos a conversar sobre sus lecturas.
Los detalles en la ambientación del espacio en el que se va a celebrar la reunión aparecen casi siempre en los estudios teóricos o en las experiencias prácticas de los clubes de lectura infantiles o juveniles.
Desde que coordino un club de lectura de adultos, formado por familias de alumnos y profesores del colegio, tengo cada vez más claro que en los clubes de lectura de adultos también son muy importantes los detalles de ambientación que van más allá del libro y del lector.
En la última reunión celebrada, que contamos con la suerte de poder compartirla con la autora. (Dido, Reina de Cartago. Isabel Barceló Chico) contamos con excelentes lectores y conversadores pero además con los siguientes elementos que seguro que colaboraron a crear el ambiente adecuado para conversar. Aunque repito, sin una lectura y sin lectores dispuestos a compartir, la ambientación de poco hubiera servido. 
Una página de facebook que ofreció información previa de la autora y que permitió a los participantes intercambiar algunas opiniones antes de la reunión.
Una pizarra analógica anunciadora de la reunión
Café y té para los minutos previos a la reunión. 

Un pudín cartaginés cuya receta figura en el libro como parte del Menú del banquete de bienvenida que la Reina Dido ofrece al Príncipe Eneas.

Un pergamino para regalar a la autora con la receta del pudin cartaginés


Un marcapáginas recuerdo de la reunión y de la autora para cada uno de los participantes.

Una reproducción de la portada, tamaño A3 para que la autora nos firmara al finalizar la reunión.

Y la presencia de una autora, Isabel Barceló Chico, que transmitió pasión por su trabajo.




1 comentario:

Lu dijo...


Comparto contigo que la ambientación es importante. El espacio ejerce sobre nosotros una influencia comunicativa muy importante, por eso, conviene tenerlo en cuenta en toda clase de eventos y la lectura no es una excepción.