10 de marzo de 2008

Fin de trimestre de los clubes de lectura de 2º de secundaria

En el autobús, cuando faltaban cinco minutos para llegar al Colegio, Mariam ha dejado, en una de nuestras libretas, este dibujo. Fernando, tal vez inspirado por los pareados de las Fallas, ha dejado escrito que Entre teatros de papel, patapufs y filifers, una coca cola me voy a beber.

Una de las características de los clubes de lectura es la organización de actividades especiales que complementen las reuniones semanales. Los alumnos de los dos clubes de lectura de 2º, que ahora se encuentran inmersos en las lecturas de Las luces de septiembre y El niño con el pijama a rayas, han realizado hoy su actividad de fin de trimestre.

Tras un rápido almuerzo y un poco de ejercicio en los jardines del Antiguo Hospital de Valencia, hemos visitado dos salas del MuVIM de Valencia.
Primero hemos visitado la exposición Patapufs & Filifers dedicada a las ilustraciones de este cuento pacifista escrito por André Maurois e ilustrado por Jean Bruller. El relato es un alegato en favor de la tolerancia y de la cooperación entre los pueblos.
Después de contemplar detenidamente las ilustraciones, y de contemplarnos en los espejos convertidos nosotros mismos en Patapufs y Filifers, hemos entrado en la exposición Teatros de Papel, que presenta una colección particular de teatros desmontables troquelados (teatrines). Hemos recorrido detenidamente treinta piezas, pequeñas, extraordinarias. Verdaderos escenarios dramáticos, donde personajes diminutos representan su papel.
Para finalizar la actividad hemos estado en la FNAC. Mariam y Guiomar han salido cada una de ellas con su ejemplar de Crepúsculo de Stephenie Meyer, Adrián y Sheila tambien han encontrado los libros que buscaban y María ha podido completar, con El príncipe de la Niebla, la trilogía deseada. Este final de la mañana, puede ser un paso previo de un proyecto pensado desde hace tiempo: tenemos que acompañar y mostrar a los alumnos algunas librerías. Tienen que comprobar donde se pueden encontrar los libros y, sobre todo, a los libreros. El pan en las panaderías, la gasolina en la gasolinera y los libros en las librerías.




1 comentario:

GuIoMaR dijo...

LA VERDAD ES QUE FUE UN DÍA MUY DIVERTIDO Y ME LO PASE MUY BIEN. POR CIERTO EL LIBRO QUE ME COMPRÉ YA LO HE LEÍDO, Y ES GENIAL!!